Menú

Micaela Breque

Bomba sexy y novel “musa” del rock argento, a sus 25 años es la muñeca brava que impulsa su corazón maduro y bohemio. ¿Quién es la chica que en 2013 hizo llorar lágrimas de Twitter a El Salmón?

Febrero 25, por: Freeway

volver a entrevistas

“Cuando no estás, la casa vacía pregunta cuando volverás

y escribo versos un poco crueles conmigo.

Cuando no estás, estoy esperando que vuelvas…”

 

Un día de 2013 a Andrés Calamaro lo dejó su joven novia y este rockero-poeta que, según cuenta la leyenda enunciada por la propia Micaela Breque, supo conquistarla con un particular piropo mediante mensaje de texto tras una noche de baile en un mítico recital de Chile en 2010, penó de amor. No hubo lugar donde no plasmara su dolor de pérdida: le escribió interminables y suplicantes tuits, se enojó y difundió una foto de ella desnuda, e innumerables etcéteras que, más allá del ruido mediático, sólo ellos dos conocen realmente. Básicamente hizo cualquiera con tal de recuperarla… Y lo logró. La ruptura fue breve, se reconciliaron. ¡Alegría y fuegos artificiales!

 

De eso ya pasó un año y las aguas se aquietaron, ella se volvió más famosa y a sus 25 años tiene más trabajo que nunca y su presencia en eventos sociales está más que cotizada; él –que a sus 52 la dobla en edad- sacó un disco bastante exitoso titulado “Bohemio” con letras en las que Mica está completamente presente. ¡Todos felices!

 

En el Hard Rock Café de Buenos Aires, el ambiente es relajado y musical; la marca Impulse presenta su nueva fragancia “Lovely Rock”. Un homenaje a las mujeres fuente de inspiración de esos músicos de hábitos complejos, cabecita difícil y un exterior duro que tras el mordisco de LA ADECUADA derraman dulce caramelo: los rockeros. Allí Mica es presentada como una de las “Musas del rock”. Mujer bonita, tras protagonizar series eróticas de la señal Playboy TV, hace ratones y sus fotos de desnudos inundan la web. Pero más recatada que en esas producciones, acá ya no está blonda sino castaña. Descendiente de eslovenos,  oriunda de la localidad bonaerense de Lanús, típica clase media argentina; Mica es ambiciosa y si bien enloquece a uno de los músicos argentinos más renombrados no se arroga ningún talento especial. Es más, a pesar del perfil bomba sexy que hará que tu novio se de vuelta a mirarla mientras te lleva de la mano, es una de esas minitas frescas, buena onda, tipo piba de barrio que anulan cualquier tipo de rivalidad. Si sos progre la ves como una par. ¡Puta madre, me cae bien!  

 

En entrevista con Freeway muestra su lado romántico y sale a bailar con todo:

-Yo no era fan de Andrés.

-¿Y él lo sabe?

-Sí, lo sabe. Yo creo que a esta altura ya sabe todo. Pero no, yo no era fan. Al contrario, me parece que una relación se trata siempre de entablar conversación. O sea no importa a qué se dedique la otra persona, ¿no? Hay que conectar primero y después vemos hacia dónde vamos. A mí me pasó eso. Conectamos increíble comiendo un plato de ravioles sentados en el piso… Lo que más rescato es la química y conexión que tuvimos desde un primer momento y que disfruto todos los días de los momentos lindos pero súper simples. Más allá de que sean rockeros, son poetas, y eso es lo que nos enamora.

-¿Te sentís la musa de Andrés Calamaro?

-No lo veo de esa forma porque no lo siento de esa forma. Yo, básicamente, me llevo la sorpresa en el momento que escucho por primera vez algo y nada más. Después ya lleva todo un proceso de producción que ahí se va todo el romanticismo. El romanticismo está al principio es muy bonito. La primera vez que escuché una canción compuesta para mí fue muy lindo. Muy dulce, la verdad. Es como un gesto de amor no típico. Yo no estaba acostumbrada a nada de eso. Y la verdad es que sentí que era algo tan personalizado y tan dulce que me tocó muy profundo. Y me puso muy feliz. Lo festejé.

-¿Es fácil ser la mujer de un músico? Algo así como los pro y los contras de enamorarse de uno…

-En principio es un poco caótico porque no es que estás con un chico de oficina y sabés que llega a las 6 de la tarde de trabajar, ¿no? Y que te va a contar lo que hizo en el día y ya está. No, el músico es músico las 24 horas. Nació músico. Entonces hay un montón de cosas que hay que entender. La sensibilidad puesta en absolutamente todo. A mí me llevo tiempo ver también ese lado. Pero lo entendí y lo sé moderar también porque yo también soy muy sensible. Entonces si juntamos todo puede explotar para cualquier lado. Hay que moderar. Y hay que separar el trabajo de la vida que es muy difícil.

-Bueno, tuvieron sus explosiones ya y bastante mediáticas... ¿Cómo es tu relación hoy con Calamaro?

-Hermosa. Estamos tranquilos. Proyectamos viajes. Yo veo de trabajar en una época para después poder acompañarlo en la gira. Ahora en mayo se va de gira a España así que voy a trabajar hasta mayo y después sigo. Está bueno. Nos complementamos súper bien y la pasamos bien.

-¿Es romántico Andrés? ¿Qué gestos son los que te siguen enamorando?

-Bueno, flores todas las semanas. Te lo juro. Hay un puesto de flores en la esquina de casa. Tampoco es tan complicado, ¿no? Y después un buen mensaje de texto con algo romántico todas las mañanas.

-¿Y cuál pensás que es el rol de la mujer en la música y en el rock hoy? ¿Vas a sus shows?

-No sé si hay un rol. Creo que todas las mujeres de todos los hombres no importa de que trabajen tienen que apoyar y bancar. O sea tener una cáscara de paciencia extra para todo. El tema laboral está de repente complicado, entonces creo que llegar a casa y tener un cable a tierra es importante. Y en los shows siempre en algún momento conectamos mirada. Él sabe exactamente donde estoy y que hago durante todo el show.

-¿Tenés alguna banda preferida?

-Yo no soy tan rockera. Me gusta más el funk, el soul, el R&B, todo eso. Pero digamos que el hip hop, ponele que, ahora es casi el nuevo rock. Los raperos grossos-grossos que se suben al escenario y los rockeros de toda la vida se les cae la baba de verlos también. Me gusta mucho la música. Disfruto toda la música pero mis preferencias son esas.

-¿Te da por la música? ¿Cantás o tocás algún instrumento?

-No, no. Pero tengo muy buen oído. Estudié comedia musical pero la parte de cantar la sufría muchísimo. Justamente mi pudor máximo está en cantar, prefiero cualquier cosa menos cantar. Según mi novio yo debería cantar muy bien por el oído. Pero prefiero bailar.

Compartí este artículo via Facebook o Twitter:

Facebook Twitter

REGISTRO

Registrarse

INICIAR SESIÓN

Registrarme

Olvidé mi contraseña

Olvide mi Contraseña

Ingresa tu casilla de e-mail para resetear tu contaseña: