Menú

Ricardo Sueco Leiva

Ricardo Sueco Leiva es periodista. Trabajó en diversos medios y desde 2006 co-conduce No Toquen Nada y también una columna en Justicia Infinita.

Enero 17, por: freeway

volver a entrevistas

Con Ricardo Leiva conversamos sobre sus recuerdos de Suecia y su primera impresión de Uruguay, sus estudios en Sociología, su labor como periodista, No toquen nada, y el fútbol, entre otras cosas. 

¿Que recordás de Suecia?

Aunque te parezca raro, lo que más recuerdo son los olores. Sobre todo el olor a nada profundo del invierno, cuando la temperatura bajaba mucho el aire quedaba como despejado de todo. Es algo que allá pasaba seguido y acá sólo pasa los días de mucho, mucho frío. También me acuerdo de mi barrio, que era el barrio de los inmigrantes y los suecos de clase baja de Malmö. En mi clase en la escuela éramos 28 y había sólo cuatro o cinco suecos. El resto éramos de todas partes, creo que nos faltaba Oceanía para poder hablar de los cinco continentes.

¿Tenés presente la primera impresión de Uruguay?

Cuando vine de visita la primera vez recuerdo sobre todo la sensación de vacaciones, playa, verano y vida en familia, además del intenso olor de las fiambrerías del Centro. Aclaro que no tengo un gran olfato, pero la memora olfativa se me da bastante se ve. Cuando vine a vivir y tuve que encarar la escuela 180 me pareció todo mucho más salvaje y a merced a la voluntad y las reglas de los niños que en Suecia. Confieso que me costó adaptarme, como hasta tercero de liceo.

Tu familia tiene su historia en materia periodística. ¿Es así? ¿Dirías que tu oficio viene un tanto determinado por dicha tradición?

Sí, mi abuelo además de escribano es periodista. También mi tío, además de ingeniero agrónomo es periodista. Yo diría que está absolutamente determinado, no sé si por la tradición, pero si por el contexto familiar. Mis primeros pesitos ganados fueron trabajando para mi abuelo y con el curriculum de mi año y medio en La República Internacional (un resumen semanal de noticias que hacían mi abuelo y mi tío, que se mandaba por correo a los uruguayos en el exterior) fue que fui a pedir trabajo a 13a0 con 17 años.

A sabiendas de que aún te restan un par de materias para finalizar la carrera. ¿Qué te dejó la Sociología?

Un pantallazo por la historia del pensamiento y algunas corrientes sociológicas. Además una caja de herramientas bastante interesante para pensar, interpretar y sobre todo darle color a los conceptos con los que estamos currando hoy por hoy...

¿Cómo evaluarías tu experiencia en el periodismo deportivo?

Feliz y frustrada. Casi todo lo que hice lo hice con placer. Me quedó la espinita de poder dedicarme full time en serio. Cuando estuvieron las condiciones dadas para eso me llegó la propuesta de No Toquen Nada y fue imposible rechazarla.

Sos un amante del fútbol. ¿Cual es para vos su encanto?

Es el deporte más universal. No es ni el más sencillo ni el más espectacular. Pero su encanto es muy potente. Permite varias formas de aproximación, casi tantas como culturas futbolísticas locales, incluso más; basta con pensar en la forma en que se aproximan al fútbol muchas mujeres durante los mundiales. Dentro de su simpleza permite una complejidad que lo hace inagotable después de casi un siglo como deporte rey en el mundo. No veo todavía a ningún deporte que lo pueda amenazar en ese sitial. Jugarlo es alucinante, en casi cualquiera de sus versiones.

¿Cuál es la combinación de factores que a tu entender explican el éxito de No toquen nada en las mañanas radiales?

Trabajo, esfuerzo, no sé... podríamos llamarlo vergüenza periodística. Eso, Darwin es importante arrimando gente que no consumiría un producto así y que a través de él prueban y algunos se quedan.

¿Cuáles son las gratificaciones de tu tarea como periodista?

La sensación de estar aportando algo en temas importantes. El reconocimiento por algún buen trabajo que a veces llega. En estos momentos el hecho de sentirme respetado y trabajando para una marca respetada. El salario también, aunque no es desorbitante es lo más constante de todo, je.

¿Cómo definirías a Darwin Desbocatti?

Obrero calificado del humor. Un insustituible, hoy por hoy, en la mañana radial. No conozco a nadie en Uruguay que pueda hacer el mismo trabajo con el mismo nivel de calidad.

Estamos en contexto veraniego. ¿Qué estás leyendo y cómo va?

Una vacante imprevista, la primera novela para adultos de JK Rowling, la de Harry Potter. Va bien. Voy a tener que releer el primer capítulo y hacerme un mapita de los personajes porque eso me tiene un poco entreverado. Es, aparentemente, la historia de una lucha política en un pequeño pueblo británico ficticio pero incrustado en la realidad actual. Se habla de los efectos de la crisis financiera y todo. La consigna con la que llegué al libro fue sexo, droga y política municipal, por ahora hay mucho de lo último y poquito de las dos primeras.

¿Qué cosas están sonando actualmente en tu dispositivo musical?

Hoy en el schuffle all me saltaron Calle 13, Fernando Cabrera, Calamaro, Zambayonni, La Tabaré, los Dead Menems, Alejandro Balbis y una de Roxette.

Qué particular ese encendedor que tenés sobre la mesa…

Si, de Ricardo Arjona. Estaban muy de moda en Punta del Diablo este verano, había de varios personajes y cuando fui a pedir el mío decidí encomendarme al azar y bueno, es lo que me tocó. Igual prefiero Las lindas de los 60 de Roberto Darvin que Señora de las cuatro décadas. Si aparecen encendedores con la imagen de Darvin te juro que me compro uno...

Compartí este artículo via Facebook o Twitter:

Facebook Twitter

REGISTRO

Registrarse

INICIAR SESIÓN

Registrarme

Olvidé mi contraseña

Olvide mi Contraseña

Ingresa tu casilla de e-mail para resetear tu contaseña: